Cómo elegir las mejores zapatillas para carreras

Las zapatillas de correr por carretera son el tipo de zapatillas más común y suelen ser lo que la mayoría de la gente considera “zapatillas de correr”. Están diseñadas para absorber los impactos y ayudar a proteger las articulaciones contra el impacto de las superficies más duras, reduciendo el riesgo de lesiones y proporcionando una conducción más cómoda.

Pero con tantas zapatillas para correr, ¿por dónde empezar?

Nuestra práctica guía te dará todo lo que necesitas saber para ayudarte a elegir las zapatillas de running de carretera perfectas para ti. Aquí algunos consejos de Halcon tienda de deportes:

¿Cuál es la forma de tu pie?

El primer paso para encontrar las zapatillas de running adecuadas es conocer tu tipo de pie en función de la forma de tus arcos. La forma de tu pie suele dictar la forma en que tu pie golpea el suelo, tu forma de correr y el nivel de apoyo que necesitarás.

Mediante el uso de tecnología de vídeo para analizar la respuesta de tus pies a cada paso, nuestros expertos pueden evaluar tu grado de pronación -es decir, el grado en que tu pie gira naturalmente hacia dentro cuando corres- y la forma en que tu pie golpea el suelo.

¿Cómo puedo comprobar yo mismo mi forma de correr?

La prueba del pie mojado puede darte una idea muy básica de qué zapatilla podría ser la adecuada para ti.

Sólo tienes que mojar la planta del pie, pisar un trozo de papel resistente o un suelo de baldosas oscuro y examinar la huella que dejas. La forma de tu huella puede indicarte si tienes un pie plano, normal o con arcos altos.

Sin embargo, la prueba del pie húmedo sólo debe utilizarse como una guía preliminar, ya que no tiene en cuenta las lesiones por correr o el impacto del pie, por lo que te aconsejamos encarecidamente que te hagas un análisis completo de la marcha con uno de nuestros expertos en la tienda.

¿Qué significa mi forma de andar?

No hay un modo de andar correcto o incorrecto, sino que este proceso pondrá de manifiesto si eres un corredor neutro, un sobrepronador o un subpronador para asegurarte de que obtienes el nivel de apoyo adecuado, permitiéndote correr de forma eficiente y cómoda con una zancada más natural y con menos riesgo de lesiones.

UN CORREDOR NEUTRO

Un corredor neutro suele tener arcos altos y una marcha ideal para evitar lesiones, especialmente en distancias largas. Supina y prona en los niveles adecuados para que sus pies se mantengan equilibrados mientras corre. Debes optar por una zapatilla neutra y ligera.

Los corredores con arcos altos suelen necesitar una zapatilla neutra para asegurarse de que reciben el apoyo adecuado sin controlar o restringir el pie.

UN CORREDOR CON SOBREPRONACIÓN

Si tienes sobrepronación, tu pie rueda demasiado hacia dentro cuando caminas o corres, lo que provoca dolor y una tensión innecesaria en la alineación general de tu cuerpo. Por lo general, los sobrepronadores tienen pies planos o arcos bajos.

Desgraciadamente, la sobrepronación es una de las principales causas de las lesiones más comunes al correr, por lo que las zapatillas son vitales. Unas zapatillas bien acolchadas y con buena sujeción mantendrán estables tus pies y tobillos y te permitirán correr con seguridad.

UN CORREDOR SUBPRONADOR

La infrapronación, o supinación, se produce cuando el pie no rueda hacia dentro o lo hace hacia fuera al tocar el suelo. Esto disminuye la absorción de impactos y hace que los dedos más pequeños hagan la mayor parte del trabajo durante el empuje.

Menos del 5% de la población es subpronadora y suelen ser corredores con arcos altos. Lo mejor es que optes por una zapatilla de running amortiguada pero neutra y más ligera que favorezca la flexibilidad y el movimiento en lugar de impedirlo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *